Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Si los bebés hablaran. Su asombroso mundo emocional

Cerezo, Mª ángeles
Si los bebés hablaran. Su asombroso mundo emocional
Si los bebés hablaran. Su asombroso mundo emocional

Si los bebés hablaran. Su asombroso mundo emocional

Cerezo, Mª ángeles
13,90€
Disponible

Si, poniendo un poco de imaginación y magia, resultara que los bebés hablaran entre ellos y nosotros pudiéramos asomarnos solo por el tiempo que dura la lectura de esta guía a ese «su mundo»... ¿qué pasaría? Al concluir sentiríamos que entendemos mejor lo que necesitan y también cómo actuar. Esta obra da «voz» a los bebés que charlan...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación



Si, poniendo un poco de imaginación y magia, resultara que los bebés hablaran entre ellos y nosotros pudiéramos asomarnos solo por el tiempo que dura la lectura de esta guía a ese «su mundo»... ¿qué pasaría? Al concluir sentiríamos que entendemos mejor lo que necesitan y también cómo actuar. Esta obra da «voz» a los bebés que charlan comentando sobre su vida emocional y cómo les va con sus padres con toques de humor. No es un libro sobre la crianza de nuestro bebé, sino sobre lo que dice la ciencia, y para que sea más fácil y ameno entenderlo se usan sus «voces» y sus «vivencias» moviendo a los padres a pensar. El libro trata del primer año de vida y se concentra en la comunicación entre el bebé y las personas que le cuidan. Asimismo, presenta diversas circunstancias que dificultan el establecimiento de esa comunicación. Al reflexionar sobre las historias que se plantean en el libro, el lector puede ir conociendo el proceso por el que los bebés conectan con la persona que les cuida y cómo favorecer su relación y entendimiento mutuo.

Introducción. La buena sombra de mi gran árbol. Toc, toc. ¿Hay alguien ahí? ¡Avalancha de información! Un respiro, por favor. Te miro, te busco. ¿Dónde estás? Aún no me explico bien: no me entiendo ni yo. Hay mucho ruido ahí, ¿puedes oírme? No me empujes ni tanto ni tan poco... ¡Lo justo! Recapitulando.