Si, Acepto
Aquesta web utilitza cookies per obtenir dades estadístiques de la navegació dels seus usuaris. Si continua navegant considerem que accepta el seu ús. Llegir més

El paisaje comercial de la ciudad. Letras, formas y colores en la rotulación de comercios de Barcelona

Satué, Enric
El paisaje comercial de la ciudad. Letras, formas y colores en la rotulación de comercios de Barcelona

El paisaje comercial de la ciudad. Letras, formas y colores en la rotulación de comercios de Barcelona

El paisaje comercial de la ciudad. Letras, formas y colores en la rotulación de comercios de Barcelona

Satué, Enric
23,44€
Consulti disponibilitat

El famoso dictamen del filósofo Jürgen Habermas, según el cual el skyline de las ciudades no lo diseñaba ya la arquitectura sino la rotulación comercial y los anuncios de neón, puso el dedo en la llaga de una gravísima patología urbana. Asimismo, el urbanismo contemporáneo comprometido en sanear el crecimiento metropolita...
[Llegir-ne més...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipus
Pàgines
Any Edició
Encuadernació

El famoso dictamen del filósofo Jürgen Habermas, según el cual el skyline de las ciudades no lo diseñaba ya la arquitectura sino la rotulación comercial y los anuncios de neón, puso el dedo en la llaga de una gravísima patología urbana. Asimismo, el urbanismo contemporáneo comprometido en sanear el crecimiento metropolitano estima hoy que la información definirá la ciudad futura. En tal caso, habrá que contar con el diseño gráfico, porque una parte muy significativa de esa información �entre la que, por supuesto, se halla la rotulación comercial� precisará de él para ser eficaz y competitiva sin renunciar por ello a su deseable calidad estética. Pero, ante esa disyuntiva, ¿cómo programar la regeneración de los actuales paisajes tipográficos, pictográficos y cromáticos, culturalmente empobrecidos, visualmente contaminados y cívicamente salvajes? Sencillamente, rastreando las sabia tradición histórica, rehabilitando la desairada honestidad informativa �que no publicitaria� de los rótulos comerciales de nuestras ciudades y recuperando, en fin, la muy noble categoría del buen gusto.