Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

De Cante grande y Cante chico. José Carlos de Luna, 1926. Cantares propios y ajenos de este destacado flamencólogo y poeta (Ed. facsímil)

de Luna, José Carlos
De Cante grande y Cante chico. José Carlos de Luna, 1926. Cantares propios y ajenos de este destacado flamencólogo y poeta (Ed. facsímil)
De Cante grande y Cante chico. José Carlos de Luna, 1926. Cantares propios y ajenos de este destacado flamencólogo y poeta (Ed. facsímil)

De Cante grande y Cante chico. José Carlos de Luna, 1926. Cantares propios y ajenos de este destacado flamencólogo y poeta (Ed. facsímil)

de Luna, José Carlos
6,00€
Consulte disponibilidad

El presente facsímil recoge la primera edición de la conocida obra de 1926 De cante grande y de cante chico, de José Carlos de Luna, ingeniero industrial, gobernador civil de Badajoz y Sevilla, colaborador de diversos diarios nacionales y, sobre todo, poeta costumbrista y florido de entre los más...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

El presente facsímil recoge la primera edición de la conocida obra de 1926 De cante grande y de cante chico, de José Carlos de Luna, ingeniero industrial, gobernador civil de Badajoz y Sevilla, colaborador de diversos diarios nacionales y, sobre todo, poeta costumbrista y florido de entre los más leídos y recitados en lengua castellana. Destacó como flamencólogo con obras como El Cristo de los Gitanos o Café de Chinitas, alcanzando su mayor popularidad con el poema El Piyayo; como investigador, cabe destacar su obra Historia de Gibraltar. "Los cuadros y descripciones que componen tu libro constituyen una exposición completísima de la vida andaluza al aire libre, por la carretera, sobre el trillo, viendo desfilar las procesiones de Semana Santa, junto a la cuna, en la fragua, en el tablao, en el ventorro, en el montañés, en el cortijo, en el patio, en la vendimia, en la serranía y hasta en la profundidades de la mina". La pretensión del autor con la obra De cante grande y de cante chico es "infundir un poquillo de cariño y de respeto" hacia el cante flamenco, por lo que desarrolla una recopilación comentada de cantares, algunos propios y otros ajenos, entre los que tienen especial peso las peteneras, soleares, seguirillas, saetas, martinetes, fandangos y sevillanas.