Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

De la infancia a la adolescencia

Miller, Jacques-Alain
De la infancia a la adolescencia
De la infancia a la adolescencia

De la infancia a la adolescencia

Miller, Jacques-Alain
18,00€
Disponible

No hay que olvidar que Lacan redujo el término de inconsciente de Freud. Dijo que lo conservaba porque era la tradición, pero el térmi-no de parlêtre sustituiría un día al de inconsciente. Para la interpre-tación, hay algo de este orden. Es un término tradicional. Se dice: son psicoanalistas, interpretan. Pero, evidentemente, nuestra p...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación



No hay que olvidar que Lacan redujo el término de inconsciente de Freud. Dijo que lo conservaba porque era la tradición, pero el térmi-no de parlêtre sustituiría un día al de inconsciente. Para la interpre-tación, hay algo de este orden. Es un término tradicional. Se dice: son psicoanalistas, interpretan. Pero, evidentemente, nuestra prácti-ca interpretativa va más allá, justamente cuando concierne al niño. Hay que distinguirla del modelo texto codificado/texto esclarecido. De algún modo, entra en la interpretación todo lo que tiene valor de mensaje, o incluso de señal enviada. Lo que se espera es que uno de esos mensajes tenga un valor transformacional. La interpretación va de la señalización a la transformación. Estamos entre las dos.
¿A qué pulsión satisface la violencia, y especialmente en el niño? Arriesgaré una respuesta: la violencia es en sí misma la pulsión. No es el sustituto de una satisfacción pulsional. La violencia es la satisfacción de la pulsión de muerte. Destaquemos que, en el mito al que se refiere Freud, el adversario de Eros, el amor, no es el odio, sino la muerte, Tánatos. Es preciso aquí diferenciar violencia y odio. El odio está del mismo lado que el amor. El odio, como el amor, está del lado de Eros. Por eso Lacan considera justificado hablar de ?odioenamoramiento?. El amor, como el odio, son modos de expresión afectiva del Eros