Ja, ich akzeptiere
Diese Website verwendet Cookies, um statistische Daten über die Navigation ihrer Benutzer zu erhalten. Wenn Sie weiter surfen, stimmen Sie der Verwendung zu. Lesen Sie mehr

Psicología de los eneatipos. Golosos,tramposos, soñadores y charlatanes

Naranjo, Claudio
Psicología de los eneatipos. Golosos,tramposos, soñadores y charlatanes
Psicología de los eneatipos. Golosos,tramposos, soñadores y charlatanes

Psicología de los eneatipos. Golosos,tramposos, soñadores y charlatanes

Naranjo, Claudio
25,00€
Verfügbar

La obra definitiva sobre el eneagrama comprende nueve volúmenes que reúnen todo el conocimiento generado por Claudio Naranjo y su equipo sobre los 27 tipos de personalidad Se diría que los «golosos», descritos como optimistas empedernidos, no tienen ningún problema. ¿Acaso no se ala gula un defecto menor, disculpable? Aunque la religión ...
[Lesen Sie mehr ...]

Verlag
ISBN13
ISBN10
Type
Pages
Published
Sprache
Verbindlich



La obra definitiva sobre el eneagrama comprende nueve volúmenes que reúnen todo el conocimiento generado por Claudio Naranjo y su equipo sobre los 27 tipos de personalidad Se diría que los «golosos», descritos como optimistas empedernidos, no tienen ningún problema. ¿Acaso no se ala gula un defecto menor, disculpable? Aunque la religión la entendió como una exagerada afición por la comida, la gula caracterial se puede definir como un orden de valores que pone el placer por encima de todo. Y no extraña a nadie que, en nuestra cultura hedonista, muchos pongan el placer por encima de la justicia, la belleza o la verdad. «Vivimos en una época en que se han apagado los valores ? observa Claudio Naranjo- y el estado crítico del mundo lleva a muchos a una ética comparable a la de los náufragos en un bote salvavidas, donde no es raro el canibalismo». Golosos, tramposos, soñadores y charlatanes, cuarto volumen de la obra Psicología de los Eneatipos, describe al E7 y sus subtipos conservación, sexual y social como un conjunto de caracteres que no solo combinan su adicción al placer con su autoindulgencia, sino que los hay pícaros, fantasiosos, lenguaraces e incluso idealistas convencidos de su bondad. Pero, dice Naranjo, «no se engañan menos a sí mismos o a los demás los que pecan de buenismo que aquellos que van de cínicos, malos y egoístas»: todos ellos se caracterizan por su narcisismo e inmodestia.