Ja, ich akzeptiere
Diese Website verwendet Cookies, um statistische Daten über die Navigation ihrer Benutzer zu erhalten. Wenn Sie weiter surfen, stimmen Sie der Verwendung zu. Lesen Sie mehr

Aquello que solo ves al detenerte.Un regalo de sabiduría mindfulness del gran maestro budista.

Sunim, Haemin
Aquello que solo ves al detenerte.Un regalo de sabiduría mindfulness del gran maestro budista.

Aquello que solo ves al detenerte.Un regalo de sabiduría mindfulness del gran maestro budista.

Aquello que solo ves al detenerte.Un regalo de sabiduría mindfulness del gran maestro budista.

Sunim, Haemin
19,90€
Verfügbar

¿Es el mundo el que se mueve rápido o somos nosotros?Haemin Sunim, un monje coreano que muchos comparan con el maestro Thích Nh?t H?nh, se ha convertido por su sabiduría y sencillez en el guía espiritual de millones de personas en su país y en todo el mundo a través de las redes sociales. Sus enseñanzas trascienden las religion...
[Lesen Sie mehr ...]

Verlag
ISBN13
ISBN10
Gegenstandsart
Buchseiten
Jahr der Ausgabe
Sprache
Bindung

¿Es el mundo el que se mueve rápido o somos nosotros?

Haemin Sunim, un monje coreano que muchos comparan con el maestro Thích Nh?t H?nh, se ha convertido por su sabiduría y sencillez en el guía espiritual de millones de personas en su país y en todo el mundo a través de las redes sociales. Sus enseñanzas trascienden las religiones y las fronteras y resuenan con personas de todas las edades.

El mundo se mueve rápido pero eso no significa que nosotros también tengamos que hacerlo. Este libro tiene como misión que nos demos cuenta que cuando nos detenemos el mundo se ralentiza con nosotros revelándonos todo su valor. Haemin Sunim aborda en este libro diversos aspectos de la vida (desde el amor y la amistad al trabajo y las aspiraciones) y cómo el mindfulness puede sernos de ayuda en cada uno de ellos. Los mensajes del autor son de consuelo y estímulo y nos ayudan a mitigar la ansiedad que provoca ser parte de esta agitada vida moderna, recordándonos la fuerza y la alegría que provienen de la desaceleración.