Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Kathleen y Christopher: las cartas de Isherwood a su madre

Iserwood, Christopher / Salmerón, Juan Manuel
Kathleen y Christopher: las cartas de Isherwood a su madre
Kathleen y Christopher: las cartas de Isherwood a su madre

Kathleen y Christopher: las cartas de Isherwood a su madre

Iserwood, Christopher / Salmerón, Juan Manuel
21,90€
Disponible

«Las cartas nos emocionan y nos hacen reflexionar porque son una crónica de la Europa de los años treinta hecha por un testigo presencial que es un agudo observador.»Entre 1935 y 1940, Christopher Isherwood mantuvo una intensa relación epistolar con su madre, Kathleen. Fueron los años en que el escritor britán...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

«Las cartas nos emocionan y nos hacen reflexionar porque son una crónica de la Europa de los años treinta hecha por un testigo presencial que es un agudo observador.»


Entre 1935 y 1940, Christopher Isherwood mantuvo una intensa relación epistolar con su madre, Kathleen. Fueron los años en que el escritor británico, tras abandonar Berlín en pleno auge del régimen nazi, estuvo recorriendo Europa en busca de asilo político para él y, en especial, para su amante Heinz, que había sido llamado a ingresar en el ejército alemán. A lo largo de este periplo con un ambiente prebélico y asfixiante de fondo, su madre fue la receptora de las confidencias, los miedos y las agudas observaciones de Isherwood, en un lustro convulso que concluyó con la marcha definitiva de Isherwood a Estados Unidos, donde desarrolló toda su obra de madurez al abrigo de la industria de cine de Hollywood.


Christopher Isherwood (1904-1986) fue uno de los principales novelistas del siglo XX y uno de los luchadores más activos del movimiento por los derechos de los homosexuales. Se marchó de Gran Bretaña en 1929 para instalarse en Berlín, donde conoció a Gerald Hamilton, William Plomer y E. M. Forster, y fue testigo de la llegada del partido nazi al poder. Entre sus obras destacan "El señor Norris cambia de tren" y "Adiós a Berlín", que ha sido adaptada al cine en dos ocasiones: "Soy una cámara" (1955) y el clásico musical "Cabaret" (1972).