Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Martín Luther King

Escobar, Mario
Martín Luther King

Martín Luther King

Martín Luther King

Escobar, Mario
7,50€
Consulte disponibilidad

En la Conferencia en la Mutualité de París el 24 de octubre de 1965, Martin Luther King lanzó un mensaje encendido a la Iglesia adormecida. El decepcionante comportamiento de muchos cristianos ante las injusticias que les rodean, desprestigia al Evangelio. Las palabras del famoso predicador no pueden ser más elocuentes: A los negros de Amé...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

En la Conferencia en la Mutualité de París el 24 de octubre de 1965, Martin Luther King lanzó un mensaje encendido a la Iglesia adormecida. El decepcionante comportamiento de muchos cristianos ante las injusticias que les rodean, desprestigia al Evangelio. Las palabras del famoso predicador no pueden ser más elocuentes:
A los negros de América los han decepcionado la Iglesia de Cristo que parece más blanca que cristiana y muchos ministros de culto blancos, que prefieren callarse amparados tras sus vidrieras. Los han decepcionado ciertos pastores negros que parecen preferir dedicarse al confort de sus coches que al servicio que deben a la comunidad negra...á
El poder libertador de reconocerse como hijo de Dios; hechos conforme a su imagen. Tiene un poder mayor que todos los derechos escritos en la Carta de Naciones Unidas:
Desde las sombrías regiones de África hasta el "cinturón negro" de Alabama, vi a hombres sacudir sus cadenas simplemente porque de repente habían tomado conciencia de ser hijos de Dios y porque, como hijos de Dios, no podían aceptar ser esclavos de ningún hombre".
Para algunos el mensaje de Martin Luther King puede parecer desfasado o superado, nada más lejos de la verdad. Vivimos en un mundo injusto. Los pobres claman justicia desde continentes como el de África, Asia o América.
¿Apartaremos nuestra mirada en busca de nuestro confort? ¿Nos uniremos a las voces que desde nuestra sociedad sólo ven en los pobres del Tercer Mundo un problema de seguridad?