Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

El mundo sumergido

Ballard, J.G.
El mundo sumergido

El mundo sumergido

El mundo sumergido

Ballard, J.G.
18,00€
Consulte disponibilidad

Ballard, J. G.J. G. Ballard nació en Shangai en 1930, de padres ingleses. En 1961 publicó su primera novela, El mundo sumergido. Esta considerado como uno de los autores más destacados de la denominada New Wave en la ciencia ficción. En 1984 ganó el Guardian Fiction Prize y el James Tait Black Memorial Prize por su novela El imperio del ...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Ballard, J. G.
J. G. Ballard nació en Shangai en 1930, de padres ingleses. En 1961 publicó su primera novela, El mundo sumergido. Esta considerado como uno de los autores más destacados de la denominada New Wave en la ciencia ficción. En 1984 ganó el Guardian Fiction Prize y el James Tait Black Memorial Prize por su novela El imperio del Sol, que fue llevada a la pantalla por Steven Spielberg en 1987. Asimismo, su controvertida novela Crash fue adaptada al cine por David Cronenberg.
Mares, pantanos y lagunas cubren la mayor parte de la Tierra. El aumento de la temperatura ha propiciado un clima tropical, de manera que la flora y la fauna proliferan de forma extraordinaria y el mundo parece volver al Triásico. Los pocos humanos deben desplazarse en embarcaciones y sobrevivir con los escasos restos de la civilización que pueden encontrar en los pisos más altos de los rascacielos ahora sumergidos. Viven continuamente amenazados por animales, insectos y enfermedades, que ahora son difíciles de combatir. En este mundo, Kerans intenta sobrevivir, aunque en muchas veces parece más el aliado que el enemigo de una naturaleza que intenta eliminar al hombre. Sin embargo, más allá de la aventura, el desarrollo psicológico de los personajes encuentra su reflejo en imágenes maravillosas y sorprendentes, pues la lucha se plantea también dentro de cada persona y entre ellas porque el infortunio común no es obstáculo para seguir con envidias, rivalidades y egoísmos.