Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Florencia. Marco Polo (guía+callejero)

Romig, Caterina
Florencia. Marco Polo (guía+callejero)
Florencia. Marco Polo (guía+callejero)

Florencia. Marco Polo (guía+callejero)

Romig, Caterina
9,95€
Consulte disponibilidad

Jóvenes y ancianos, solteros y parejas, amantes del arte, gourmets, locos por las compras y trotamundos: Florencia puede fascinarlos a todos. Los artistas más famosos del mundo han creado durante siglos palacios, jardines, plazas, puentes e incontables iglesias. En los más de 70 museos florentinos pueden contemplarse sus lienzos, esculturas e in...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Colección
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Jóvenes y ancianos, solteros y parejas, amantes del arte, gourmets, locos por las compras y trotamundos: Florencia puede fascinarlos a todos. Los artistas más famosos del mundo han creado durante siglos palacios, jardines, plazas, puentes e incontables iglesias. En los más de 70 museos florentinos pueden contemplarse sus lienzos, esculturas e inventos. Y eso no es todo, porque la vanguardia juvenil está también muy activa, y los congresos y los festivales internacionales dan un encanto cosmopolita a la ciudad. Sin duda, Florencia es una metrópoli de gran elegancia y atractiva atmósfera, pese a sus discretas dimensiones.

Florencia es muy divertida! No es ninguna casualidad que la ciudad a orillas del Arno fuese declarada en 2003 el lugar de Italia en que mejor se vive por la oficina nacional de estadística.

Si levantamos la vista del suelo y vemos ante nosotros la iglesia gótica de Santa Maria Novella, la cúpula de la catedral y las verdes colinas con sus mansiones y sus olivares, podemos empezar a hacernos una idea de los tesoros que posee Florencia. Y eso a pesar de que esta ciudad recibe cada año a millones de turistas. Tras Venecia, Florencia es la ciudad del mundo que reúne mayor cantidad de turistas por metro cuadrado en su casco antiguo. Así que, si uno quiere escapar de sus iguales, se impone alejarse de las rutas más transitadas.

Vale la pena adentrarse en las callejuelas y, además, puede hacerse con la tranquilidad de que no hay pérdida posible: la parte antigua es pequeña, y cualquier florentino sabrá indicarnos dónde se encuentra el Duomo, la catedral. Florencia sigue siendo, sin duda, una de las ciudades más hermosas de Europa y la urbe artística por antonomasia.