Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Hospitalia doble Malta

Hospitalia doble Malta

Hospitalia doble Malta

Hospitalia doble Malta

16,00€
Imposible de Servir

Una joven con una apendicitis sospechosa, un desafortunado motociclista que olvidó ponerse el casco, la tía de un paciente ingresado que necesita ser escuchada o un novio que teme perder el oído por la avalancha de arroz a la salida de la iglesia... En el día a día de un hospital confluyen toda clase de v...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Una joven con una apendicitis sospechosa, un desafortunado motociclista que olvidó ponerse el casco, la tía de un paciente ingresado que necesita ser escuchada o un novio que teme perder el oído por la avalancha de arroz a la salida de la iglesia... En el día a día de un hospital confluyen toda clase de vivencias, de emociones, de anécdotas.

Los autores, uno celador y otro que había ejercido como tal y ahora es fisioterapeuta, cuentan sus experiencias en el desarrollo de su labor en un gran centro sanitario de Barcelona. Historias conmovedoras, en ocasiones hilarantes, donde no faltan los pacientes, sus familiares y todos los estamentos sanitarios. Los celadores, cuya actividad es poco conocida y aún menos reconocida, se encargan, entre sus muchas tareas, de la atención integral de los enfermos, de su movilidad e higiene, del traslado de las muestras de laboratorio o de la retirada de los cadáveres, lo cual les permite poseer una perspectiva tan rica como peculiar de la vida en un hospital. Porque siempre que alguien necesite algo urgente, ya se trate de oxígeno, de agua o de consuelo, allí estará un celador.

Los autores -este libro es también la historia de una amistad- nos descubren los aspectos más sorprendentes de un hospital, en cuyo interior fluye un alto voltaje emocional o, en términos de los amantes del noble lúpulo, "doble malta".

 

Prólogo del doctor Miquel Vilardell, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona.