Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

¿Todavía quieres aprender catalán en 50 minutos?

Centenera, Jesús
¿Todavía quieres aprender catalán en 50 minutos?
¿Todavía quieres aprender catalán en 50 minutos?

¿Todavía quieres aprender catalán en 50 minutos?

Centenera, Jesús
12,00€
Consulte disponibilidad

En 2006, salió "Apenda catalán en 50 minutos" con ¡3000 ejemplares! En 2013 sale la 2ª edición, pero ha llovido tanto (no me dirás que no anda el patio algo revuelto), que se imponían modificaciones ("¿Todavía quieres...?"), con el criterio original de procurar no ofender, y de contarlo...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

En 2006, salió "Apenda catalán en 50 minutos" con ¡3000 ejemplares! En 2013 sale la 2ª edición, pero ha llovido tanto (no me dirás que no anda el patio algo revuelto), que se imponían modificaciones ("¿Todavía quieres...?"), con el criterio original de procurar no ofender, y de contarlo con humor. En cualquier caso:

- Cuando la gnete quiere entenderse, se entiende.

- Muy pocos españoles de los que no viven en Cataluña hacen el esfuerzo de aprender catalán.

- El catalán y el castellano son muy parecidos.

- Creyendo que se habla catalán se atreve uno a utilizarlo. A su vez, el uso acelerará el proceso de aprendizaje. Fijate en mí, que soy de Chamberí, vivo en Pozuelo, y hago como que sé catalán, con un par de "truquitos" ¿aprendidos? ¿inventados?

- ¿Qué esperas en 50 minutos, tío?

Es cierto que hay algunos catalanes soberanistas (¿o se dice independentistas?) y, por tanto, contrarios al resto de España (como dicen en inglés, no se puede hacer una tortilla sin romper el huevo), además de una política de inmersión lingüística discutible. Però eson no justifica la catalanofobia, ni los boicots, ni la pobreza intelectual de no hacer el esfuerzo de acercamiento cultural, precisamente con todos esos otros españoles, que lo son, pero que se sienten "ardientemente" catalanes y que "viven" en catalán. La intolerancia ajena no justifica la propia. Atrévete.