Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más
4 de mayo

La Maldición de Agadê -Crónicas mesopotámicas- Vol. I

Solana, Óscar
La Maldición de Agadê -Crónicas mesopotámicas- Vol. I
La Maldición de Agadê -Crónicas mesopotámicas- Vol. I

La Maldición de Agadê -Crónicas mesopotámicas- Vol. I

Solana, Óscar
12,00€
Disponible

Enlíl, como artífice suyo, fue el primero en utilizar el sello. Luego lo arrojó al mundo, para que la contingencia humana, sometida siempre al acaso, se convirtiese toda ella en su cómplice. Pero el Azar no hace distingos, ya sea un dios quien se le entregue. Así, entre sus probabilidades siempre contempla que ...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Enlíl, como artífice suyo, fue el primero en utilizar el sello. Luego lo arrojó al mundo, para que la contingencia humana, sometida siempre al acaso, se convirtiese toda ella en su cómplice. Pero el Azar no hace distingos, ya sea un dios quien se le entregue. Así, entre sus probabilidades siempre contempla que alguno de los que en la ignorancia inocente accionen el sello sea también objeto de la maldición.

«El sello de Enlíl», en La maldición de Agadê.

Nar?m-Sîn (2254-2218 a.C.), el fuerte, el rey de las cuatro regiones del mundo, es el cuarto soberano del Imperio Acadio. Está llamado a ser el más grande monarca que hayan conocido los tiempos; más aún que su abuelo Šarruk?n, el gran Sargón de Akkad, fundador de la dinastía. Sin embargo, una inquietante profecía divina lo alumbra desde la muerte de aquél, cuando Nar?m-Sîn aún es un cachorro de guerrero. Una vez en el trono, victorioso en la Gran Rebelión —la mayor gesta bélica de la historia— y divinizado por clamor popular, lo que nunca supo si era destino o contingencia se transforma en algo terrible... Rivalizar con el amor divino sólo conduce a la maldición de los amantes; y a la de la humanidad azarosa, que presta su mano inocente a una tragedia que nos sobreviene en ciclos irregulares, y que pervive hasta nuestros días.