Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

¿Una buena idea?

Saudo, Coralie
¿Una buena idea?

¿Una buena idea?

¿Una buena idea?

Saudo, Coralie
12,00€
Consulte disponibilidad

Al pequeño elefante se le ha metido una idea en la cabeza: quiere dormir en la cama de Elefante Grande. Y aunque Elefante Grande le ha dicho que no, él no parará hasta conseguirlo. El pequeño elefante pone en marcha un plan: espera a que Elefante Grande se duerma y, de puntillas, se mete en su cama. Pero ...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Idioma
Encuadernación

Al pequeño elefante se le ha metido
una idea en la cabeza: quiere dormir
en la cama de Elefante Grande. Y aunque
Elefante Grande le ha dicho que
no, él no parará hasta conseguirlo.
El pequeño elefante pone en marcha
un plan: espera a que Elefante Grande
se duerma y, de puntillas, se mete en
su cama. Pero Elefante Grande ronca,
es pesado y ocupa todo el espacio. El
elefantito no pega ojo en toda la noche
y vuelve a su cuarto ¡cuando ya
amanece y Elefante Grande viene a
despertarlo!
A todos los niños pequeños les gusta ir a la cama de sus padres. La oscuridad,
la noche, la soledad Todo esto les produce angustia. En cambio, estar
acurrucados junto a sus padres les reconforta y consuela. Pero, aunque excepcionalmente
los padres les dejen colarse bajo la manta, lo aconsejable es
que cada uno duerma en su propia cama.
Kris di Giacomo, ilustrador de La vocecita y La tarta de hadas, se luce nuevamente
junto a Coralie Saudo (Mi papá y Mi papá en el Zoo). En esta ocasión
ambos ofrecen a los padres un buen recurso para la hora de dormir.
Los padres accederán a la recurrente demanda infantil, pero solo por un
rato; para compartir este divertido libro, reírse con las ilustraciones y disfrutar
con una historia redonda, compuesta por frases breves y chispeantes.
Los niños se convencerán de que dormir todos juntos no es tan buena idea.
El mejor plan será esperar en su camita y preparar la sonrisa para recibir a
los padres que vendrán a darles los buenos días