Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más
4 de mayo

El fill del corrector / Arre, arre, corrector

Pujol Cruells, Adrià
El fill del corrector / Arre, arre, corrector
El fill del corrector / Arre, arre, corrector

El fill del corrector / Arre, arre, corrector

Pujol Cruells, Adrià
18,00€
Disponibilidad Normal 7 días

En realidad, el libro surgió de un encargo al incorregible(el subrayado es vnuestro) Martín Giráldez: la traducción castellana de un original catalán de Pujol Cruells, El fill del corrector. Una pequeña maravilla que versa sobre el padre de Adrià –corrector intermitente de Josep Pl...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación



En realidad, el libro surgió de un encargo al incorregible(el subrayado es vnuestro) Martín Giráldez: la traducción castellana de un original catalán de Pujol Cruells, El fill del corrector. Una pequeña maravilla que versa sobre el padre de Adrià –corrector intermitente de Josep Pla-, el propio Pla, el proceso creativo, el panorama literario, etc., pero que Rubén, embebido de la más lacerante tradición del traduttore, traditore, versiona a su antojo deformando cada página, malcriando este fill del corrector hasta arre, arre, arremeter contra todo.

Llegados a un punto de no retorno editorial, no fue tarea fácil decidir que asumíamos la necesidad de publicar el libro en formato bilingüe dejando a pie de página las disputas entre autor y traductor (e incluso algunos de nuestros fracasados intentos de apaciguar los ánimos). Demasiado cerca del fragor de la querelle, aún no sabemos si hemos acertado.

En cualquier caso, sólo podemos decir que Adrià Pujol Cruells merece ser leído en todas las lenguas, incluso en lengua bífida. Sobre el demonio llamado Rubén Martín Giráldez… ¡ya hablaremos!

El fill del corrector / Arre, arre, corrector podría inaugurar -efecto papallona- nuevos géneros literarios: el de la lectura de irritación, el de la permeabilidad irruente…

El fill del corrector / Arre, arre, corrector podría ser, a la forma macedoniana, quizás la primera novela catalana buena. Si fuera una novela.




Fragmento del libro sobre ambos, habla Adrià:

 


«Me permito contarle al lector un detalle. Quiero que sepa que el día que nos conocimos (para sopesar la oferta de Hurtado y Ortega Editores) dedicamos un buen rato a nuestras mutuas coordenadas lingüísticas. Mi retrato robot es el del chaval de pueblo (no de la Catalunya profunda, porque a mi pueblo lo lame el mar) que aprende catalán y castellano de manera simultánea (bueno, el castellano andaluz en la calle y en el patio del colegio, y el catalán ampurdanés también, más el catalán barcelonés en casa). En cambio tú me contaste que en tu ciudad mediana de la periferia barcelonesa nadie te había hablado nunca ya no en catalán sino del catalán, de la lengua catalana, vamos, hasta que descubriste su existencia por ti mismo cuando rozabas la mayoría de edad. Luego también hablamos de las coordenadas sociales de cada uno, pero para no aburrir al lector con los pedigríes concluyo con lo que más nos electrizó, con esa especie de cosquilleo de cuando uno se da cuenta de que el azar sólo es una cabezonada: el hijo middle class del working class man corrector de Josep Pla escribe un texto en catalán, digamos semielevado, y es traducido por el hijo middle class de un migrated working class man que, además, no fue consciente (ese hijo, tú) de la otra lengua más hablada en Catalunya, el catalán, hasta que estuvo en condiciones de sacarse el carné de conducir».