Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

El deber moral de ser inteligente. Conferencias y artículos sobre la educación y la vida

Luri, Gregorio
El deber moral de ser inteligente. Conferencias y artículos sobre la educación y la vida

El deber moral de ser inteligente. Conferencias y artículos sobre la educación y la vida

El deber moral de ser inteligente. Conferencias y artículos sobre la educación y la vida

Luri, Gregorio
18,00€
Disponible

La igualdad de oportunidades educativas solo es real si se acompaña de exigencia académicaLa educación es un pilar esencial para la articulación y el progreso de la sociedad y de todos y cada uno de los individuos que la componen. Es también un terreno de debate y confrontación entre...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

La igualdad de oportunidades educativas solo es real si se acompaña de exigencia académica






La educación es un pilar esencial para la articulación y el progreso de la sociedad y de todos y cada uno de los individuos que la componen. Es también un terreno de debate y confrontación entre modelos y concepciones diferentes. La presente selección de conferencias y artículos de Gregorio Luri constituye una aproximación magnífica a los temas que preocupan a su autor en ese ámbito, así como a los retos y aspiraciones que deberían ser objeto de debate pedagógico. Reconocido filósofo de la educación, Luri aborda en estos textos asuntos como el valor de la meritocracia, la exigencia académica o el significado de la igualdad real de oportunidades, todos ellos merecedores de honda reflexión.




Los textos aquí recogidos, en su mayor parte procedentes de conferencias pronunciadas en los últimos años ante públicos diversos, son una muestra de la convicción de su autor para exponer y defender sus puntos de vista sin perder un ápice de rigor, puesto que, como él mismo señala: «Quienes van a oírte pueden perdonarte –¡qué remedio!– que haya cosas en las que no estén de acuerdo contigo, pero difícilmente te excusarán la cobardía de la retórica vacía o que les hables de lo que no crees».