Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más
4 de mayo

Un manifiesto por la vida. La autobiografía del hombre que lucha por las mujeres en el Congo

Mukwege, Denis
Un manifiesto por la vida. La autobiografía del hombre que lucha por las mujeres en el Congo
Un manifiesto por la vida. La autobiografía del hombre que lucha por las mujeres en el Congo

Un manifiesto por la vida. La autobiografía del hombre que lucha por las mujeres en el Congo

Mukwege, Denis
19,90€
Disponible

La vida del médico congoleño que trata a las víctimas de las violaciones de guerra. En sus primeros años como médico, el congoleño Denis Mukwege descubrió que muchas mujeres embarazadas de su país tenían dificultades para acceder a todo tipo de atención prenatal, lo que hacía que, a menudo, los embarazos acabara...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

La vida del médico congoleño que trata a las víctimas de las violaciones de guerra.

En sus primeros años como médico, el congoleño Denis Mukwege descubrió que muchas mujeres embarazadas de su país tenían dificultades para acceder a todo tipo de atención prenatal, lo que hacía que, a menudo, los embarazos acabaran en tragedia. Su vocación de médico ginecólogo nació en ese momento y le llevó a estudiar obstetricia en Francia. De regreso al Congo, se instaló en Lemera, en las montañas del este del del país, y empezó a prestar atención ginecológica.

Diez años más tarde, en pleno conflicto armado, fundó el hospital de Panzi, donde empezó a «reparar» a las mujeres víctimas de la violencia sexual. En aquella región, las milicias han convertido las violaciones y las mutilaciones genitales en arma de guerra, ya que quien destruye a las mujeres destruye al mismo tiempo la estructura familiar, social y económica de un pueblo.

Pronto empezó a recibir amenazas. Pese a ello, Mukwege, que también es pastor evangélico, denunció la situación al Gobierno ?que se obstinó a negar la realidad? y luego a la comunidad internacional desde la tribuna de la ONU, en diciembre de 2006. Desde entonces su vida corre peligro y vive bajo protección. Lo que no ha impedido en absoluto que siga luchando por las mujeres de su país, para que cese del todo la violencia contra ellas.