Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

La costurera que encontró un tesoro cuando fue a hacer pis

Olaya, Vicente G.
La costurera que encontró un tesoro cuando fue a hacer pis
La costurera que encontró un tesoro cuando fue a hacer pis

La costurera que encontró un tesoro cuando fue a hacer pis

Olaya, Vicente G.
19,90€
Disponible

Tesoros de leyenda, yacimientos milenarios, robos y expolios un recorrido apasionante por los hitos de la arqueología de nuestro paísTesoros de leyenda, yacimientos milenarios, robos y expolios un recorrido apasionante por los hitos de la arqueología de nuestro país Desde hace algún tiempo, los artícul...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Tesoros de leyenda, yacimientos milenarios, robos y expolios un recorrido apasionante por los hitos de la arqueología de nuestro país

Tesoros de leyenda, yacimientos milenarios, robos y expolios un recorrido apasionante por los hitos de la arqueología de nuestro país


Desde hace algún tiempo, los artículos y reportajes en El Pais de Vicente G. Olaya sobre cuestiones relacionadas con la historia y el patrimonio  de nuestro país han suscitado un gran interés entre los lectores.


Con el tono tan apasionado como desenfadado y, cuando la ocasión lo requiere, polémico que le ha dado fama, en este libro relata los principales hitos en el desarrollo de la ciencia arqueológica.


Descubriremos de su mano el hallazgo del yacimiento del cerro de los Batallones, uno de los más interesantes del Mioceno en nuestro continente, pasando por la dama de Elche y el engaño a los nazis, los tesoros perdidos de Guarrazar y Medina Azahara, hasta llegar a la batalla del Jarama, con un palacio que escondía un búnker, o el galeón San José, que se hundió cargado de lingotes y monedas de oro y plata, tras ser atacado por la flota inglesa en la batalla de Barú, frente a las costas colombianas, y que permaneció oculto bajo las aguas del Caribe más de tres siglos.