Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

De Fuerteventura a París: diario íntimo de confinamiento y destierro vertido en sonetos por Miguel de Unamuno

de Unamuno, Miguel / Morera, Marcial
De Fuerteventura a París: diario íntimo de confinamiento y destierro vertido en sonetos por Miguel de Unamuno

De Fuerteventura a París: diario íntimo de confinamiento y destierro vertido en sonetos por Miguel de Unamuno

De Fuerteventura a París: diario íntimo de confinamiento y destierro vertido en sonetos por Miguel de Unamuno

de Unamuno, Miguel / Morera, Marcial
25,00€
Disponible

Una obra de una importancia extraordinaria tanto para lavida como para la obra de Miguel de Unamuno.El diario de destierro "De Fuerteventura a París", donde el bronco verso que sirve a don Miguel para dar rienda suelta a la santa cólera que le provocaba “la abyecta tiranía pretoriana que estaba saqu...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Colección
Año de Edición
Idioma
Encuadernación


Materias:

Una obra de una importancia extraordinaria tanto para lavida como para la obra de Miguel de Unamuno.

El diario de destierro "De Fuerteventura a París", donde el bronco verso que sirve a don Miguel para dar rienda suelta a la santa cólera que le provocaba “la abyecta tiranía pretoriana que estaba saqueando y envileciendo su patria” en la época en que el libro fue escrito se combina con un verso más acendrado, en que el desnudo paisaje majorero actúa de contrapunto de tales saqueo y envilecimiento, constituye una obra de una importancia extraordinaria tanto para la vida y la obra del autor, en primer lugar, como para el destino de la propia España y la imagen de la tradicionalmente denominada “Cenicienta de Canarias”, en segundo lugar. Para la vida del autor, porque dicha santa cólera contra la canalla que desgobernaba entonces su patria y la metafísica interpretación del paisaje desnudo de la humilde isla africana a que aquella lo había desterrado le sirvieron de catarsis en uno de los momentos más dramáticos de lo que él mismo llegó a llamar su “vida de luchador por la verdad”. Para su obra lírica, porque dicho paisaje absoluto, libre de toda intervención o interferencia humana, permitió a don Miguel alcanzar por fin la comunión directa con la divinidad, que tanto había anhelado siempre. Para el destino de España, porque la repercusión que esos versos de denuncia tuvieron tanto dentro como fuera de los muros de su país, contribuyeron en buena medida al desmoronamiento de la ignominiosa tiranía primorriveriana. Y, para la imagen de Fuerteventura, porque esa misma interpretación trascendente del paisaje y del paisanaje insulares, convertidos por el autor en símbolos de su España eterna, redimió a la isla de la leyenda negra de tierra maldita que, debido a su aridez y al desdichado régimen señorial que había sufrido hasta el siglo XIX la había perseguido hasta que el poeta vasco le confirió una nueva dimensión moral y estética.