Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Nuevas formas del malestar en la cultura

Coccoz, Vilma
Nuevas formas del malestar en la cultura

Nuevas formas del malestar en la cultura

Nuevas formas del malestar en la cultura

Coccoz, Vilma
18,00€
Disponible

Este libro rinde homenaje a la obra El malestar en la cultura, imprescindible para cualquiera que pretenda ahondar en las causas de la infelicidad humana y que Freud explora al constatar las dificultades que entraña el intento de regirnos por el principio del placer.“El plan de la ‘Creación’ no incluye que el hombre sea feli...
[Leer mas...]

ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación



Este libro rinde homenaje a la obra El malestar en la cultura, imprescindible para cualquiera que pretenda ahondar en las causas de la infelicidad humana y que Freud explora al constatar las dificultades que entraña el intento de regirnos por el principio del placer.


“El plan de la ‘Creación’ no incluye que el hombre sea feliz”.


Parafraseando al inventor del psicoanálisis, lo que en sentido estricto llamamos felicidad surge de la satisfacción; pero es preciso reconocer que la persistencia de un logro anhelado se convierte en un tibio bienestar; nuestra disposición no nos permite gozar de forma intensa sino del contraste.


Nos es más fácil, sin embargo, experimentar la desgracia que nos amenaza por tres lados: desde el propio cuerpo, desde el mundo exterior y de las relaciones con otros seres humanos, siendo esta última fuente de sufrimiento el centro de la operación analítica, toda vez que, a pesar de ser considerada más o menos gratuita, concentra los motivos más dolorosos de nuestra existencia.


Y ello en la medida en que no existe subjetividad sin el Otro: el síntoma es singular y, a la vez social. La condición humana, dependiente del lenguaje, nos vincula a los demás; somos seres hablantes, hablar es nuestra naturaleza, el germen de nuestra satisfacción y de nuestros padecimientos. Pero, si bien nos concierne a todos, el misterio rodea el alcance que toma en cada uno: es inconsciente.