Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

La lucha por la existencia en la sociedad humana

Huxley, Thomas Henry / Hernández Marrero, Damián / Garay, Rosa / Helmer, Étienne
La lucha por la existencia en la sociedad humana

La lucha por la existencia en la sociedad humana

La lucha por la existencia en la sociedad humana

Huxley, Thomas Henry / Hernández Marrero, Damián / Garay, Rosa / Helmer, Étienne
12,00€
Disponible

En el "Origen de las especies" (1859), Darwin señala que «las leyes que presiden la herencia son, en su mayor parte, desconocidas». Uno de sus más apasionados seguidores, Thomas Henry Huxley (1825-1895) propone ampliar el camino de los estudios de la vida en su relación con el carácter soc...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

En el "Origen de las especies" (1859), Darwin señala que «las leyes que presiden la herencia son, en su mayor parte, desconocidas». Uno de sus más apasionados seguidores, Thomas Henry Huxley (1825-1895) propone ampliar el camino de los estudios de la vida en su relación con el carácter social del ser humano. En "La lucha por la existencia en la sociedad humana" (1888), el que fue llamado el «bulldog de Darwin» interpreta las implicaciones sociales de las teorías de Darwin. Representativa del darwinismo social, lo cual se basa en la interpretación específica del concepto darwiniano de la «lucha por la existencia», la obra de Thomas Henry Huxley ha suscitado debates teóricos, en particular de parte del geógrafo y naturalista anarquista Piotr Kropotkin en su libro "Apoyo mutuo: un factor de la evolución" (1902). Este carácter polémico es probablemente la mejor razón para leer este texto decisivo sobre la compleja relación de la dimensión social y la dimensión natural del ser humano.

Thomas Henry Huxley (1825-1895) fue un biólogo y filósofo británico que ha pasado a la historia por el apelativo de «el bulldog de Darwin» por su radical y ferviente defensa de la teoría de la evolución en una época en la que sus detractores eran amplia mayoría en la comunidad académica y en la sociedad civil inglesa. Fue cirujano en la marina británica, en la que desarrolló importantes observaciones zoológicas sobre la vida marina de los trópicos. Posteriormente enseñó fisiología en la Royal Institution, y entre 1863 y 1869 fue profesor de anatomía comparada del Royal College of Surgeons de Londres. La lectura de El origen de las especies (1859), de Charles Darwin le convenció de la realidad del proceso evolutivo. En la última parte de su vida publicó numerosos ensayos sobre cuestiones filosóficas en los que mantuvo siempre un punto de vista agnóstico en cuestiones religiosas y continuó fundando su visión del mundo sobre la concepción del hombre como parte del proceso evolutivo. Murió en 1895, habiendo recibido los mayores reconocimientos académicos y científicos por su trabajo, y dejando tras de sí un profundo legado que incluirá la fundación de una familia de destacadas personalidades intelectuales entre las que se incluyen sus nietos Julian Huxley, Andrew Huxley y Aldous Huxley.