Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Hechos de Jantipa y Polixena (Edición bilingüe)

Anónimo / Martínez Arias, Carlos Julio
Hechos de Jantipa y Polixena (Edición bilingüe)

Hechos de Jantipa y Polixena (Edición bilingüe)

Hechos de Jantipa y Polixena (Edición bilingüe)

Anónimo / Martínez Arias, Carlos Julio
10,00€
Disponible

Carlos Julio Martínez Arias (Guayaquil, Ecuador, 1995) es profesor en el Colegio Americano Shoreless Lake School (Totana, Murcia). Graduado en Filología Clásica (2017) por la Universidad de Murcia.El volumen ha seguido un riguroso proceso de evaluación por pares ciegos (peer review) por dos expertos, en esta ocasión...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Colección
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Carlos Julio Martínez Arias (Guayaquil, Ecuador, 1995) es profesor en el Colegio Americano Shoreless Lake School (Totana, Murcia). Graduado en Filología Clásica (2017) por la Universidad de Murcia.

El volumen ha seguido un riguroso proceso de evaluación por pares ciegos (peer review) por dos expertos, en esta ocasión miembros del Comité editorial y de la colección, y por uno de los directores de esta.

“Y el bienaventurado Pablo, el heraldo, maestro e iluminador del mundo, tras partir de Roma, llegó también a Hispania por la providencia de Dios. Y cuando se encontró cerca de las puertas de la ciudad, puesto en pie se puso a rezar, y tras persignarse, entró en la ciudad. Y Jantipa, cuando vio al bienaventurado Pablo avanzando con dulzura y proporción y adornado con todo tipo de virtud y entendimiento, se llenó de mucho regocijo y su corazón se puso a palpitar sin interrupción y, como presa de una imprevista alegría, dijo para sí misma: «¿Por qué muy inestablemente se agita mi corazón ante la visión de aquel hombre? ¿Por qué es su caminar dulce y proporcionado, como cuando uno espera abrazar a un perseguido? ¿Por qué es benévolo su rostro, como cuando uno cura a los enfermos? ¿Por qué mira bellamente aquí y allá, como cuando uno quiere ayudar a los que quieren huir de la boca de los dragones? ¿Quién me anunciará, además, que pertenece al rebaño de los heraldos? Si me fuera posible, quisiera tocar el borde de sus vestiduras, para ver su benevolencia, su acogida, y su perfume».”