Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Sobre el andrógino. Teoría plástica

Péladan, Joséphin
Sobre el andrógino. Teoría plástica
Sobre el andrógino. Teoría plástica

Sobre el andrógino. Teoría plástica

Péladan, Joséphin
12,00€
Disponible

El mito del andrógino ha tenido una gran influencia en todas las artes desde su origen hasta hoy. El crítico y escritor Joséphin Péladan (1859-1918), con gran erudición y originalidad de pensamiento, formuló esta teoría plástica alrededor de su figura, preguntándose el porqué de la fascinación que ejerce sobre nosotros. Así, le sigue...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

El mito del andrógino ha tenido una gran influencia en todas las artes desde su origen hasta hoy. El crítico y escritor Joséphin Péladan (1859-1918), con gran erudición y originalidad de pensamiento, formuló esta teoría plástica alrededor de su figura, preguntándose el porqué de la fascinación que ejerce sobre nosotros. Así, le sigue el rastro por Egipto, Grecia y Roma hasta llegar a la figura católica del ángel, para acabar dedicándole un himno, que es también un himno a la Belleza. Este texto no es solo una pieza singular que viene a enriquecer la histora del arte, sino que se configura como motivo de reflexión en la filosofía de la estética.


Joseph-Aymé Péladan, apodado Joséphin, fue uno de los personajes más sofisticados y extravagantes del fin-desiècle francés. En 1881 dio sus primeros pasos en la escritura publicando un estudio sobre Rembrandt en L?Artiste; a partir de entonces, desplegó su talento de esteta en los Salones parisinos. En 1884, publicó El vicio supremo, una novela impregnada de romanticismo y de ocultismo, prologada por Barbey d?Aurevilly. Las obras que escribió de ahí en adelante demuestran su insaciable gusto por la belleza, así como su inmensa cultura. Fue fundador de la Orden de la Rosa Cruz del Templo y del Grial, cuya principal actividad consistía en organizar exposiciones y veladas dedicadas a las bellas artes: los Salones de la Rosa Cruz, lugar de encuentro de los artistas simbolistas de la época.