Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

De perros que saben que sus amos están camino de casa y otras facultades inexplicadas de los animales.

Sheldrake, Rupert
De perros que saben que sus amos están camino de casa y otras facultades inexplicadas de los animales.

De perros que saben que sus amos están camino de casa y otras facultades inexplicadas de los animales.

De perros que saben que sus amos están camino de casa y otras facultades inexplicadas de los animales.

Sheldrake, Rupert
22,00€
Imposible de Servir

Perros que saben cuándo sus amos están de regreso al hogar, ga-tos que responden al teléfono cuando llama una persona a la que están muy unidos, caballos que pueden encontrar el camino a su casa en un terreno descono-cido, animales que anticipan terremotos u otras catástrofes: he aquí algunos aspec-tos del comportamiento animal que sugieren l...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Colección
Año de Edición
Encuadernación

Perros que saben cuándo sus amos están de regreso al hogar, ga-tos que responden al teléfono cuando llama una persona a la que están muy unidos, caballos que pueden encontrar el camino a su casa en un terreno descono-cido, animales que anticipan terremotos u otras catástrofes: he aquí algunos aspec-tos del comportamiento animal que sugieren la existencia de formas de percepción que van más allá de cualquier capacidad racional.
Rupert Sheldrake, uno de los científicos más innovadores de la actualidad, explora las di-versas mane-ras en que nuestros animales de compañía nos pueden ense-ñar a cues-tionar los límites del pensamiento científico convencional. Gran parte de lo que hoy nos parece sorprendente empezará a resultar normal cuan-do amplia-mos nuestra idea acerca de lo que es la normalidad.
Este libro se centra en tres tipos de perceptividad -la telepatía, el sentido de la orientación y las premoniciones-- y demuestra cómo ciertos poderes parapsico-lógicos humanos, ese «sexto sentido» del que se habla a veces, parecen más naturales cuando se los considera a la luz del comportamiento animal.