Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

La fatiga del sol

Egido, Luciano G.
La fatiga del sol

La fatiga del sol

La fatiga del sol

Egido, Luciano G.
15,03€
Consulte disponibilidad

González Egido, LucianoLuciano Egido (Salamanca, 1928) se doctoró en filosofía y letras en la Universidad de Salamanca con una tesis sobre Gracián y fue profesor hasta que el franquismo le impidió continuar dando clases. Trabajó también como crítico cinematográfico y cineasta. Antes de iniciar su carrera como novelista, había cultiva...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Encuadernación

González Egido, Luciano
Luciano Egido (Salamanca, 1928) se doctoró en filosofía y letras en la Universidad de Salamanca con una tesis sobre Gracián y fue profesor hasta que el franquismo le impidió continuar dando clases. Trabajó también como crítico cinematográfico y cineasta. Antes de iniciar su carrera como novelista, había cultivado el periodismo literario y el ensayo, con diversos trabajos dedicados a la figura de Unamuno, como Agonizar en Salamanca (Tiempo de Memoria 60). Como narrador, es dueño de una prosa inconfundible que le ha convertido en un autor de culto de la literatura actual en lengua española y que le ha valido diversos galardones, entre ellos el Premio Castilla y León de las Letras 2004 por el conjunto de su obra. Además de su volumen de relatos Cuentos del Lejano Oeste, Tusquets Editores ha publicado, en esta misma colección, cinco novelas: El cuarzo rojo de Salamanca, Premio Miguel Delibes 1993, El corazón inmóvil, Premio Nacional de la Crítica 1995, La fatiga del sol, El amor, la inocencia y otros excesos y La piel del tiempo, Premio de la Crítica de Castilla y León 2003.
Con su primera novela, El cuarzo rojo de Salamanca (Andanzas 184), Luciano G. Egido ganó el Premio Miguel Delibes en 1993. Con la segunda, El corazón inmóvil (Andanzas 235), obtuvo nada menos que el Premio de la Crítica en 1995. Convendrán con nosotros en que, como novelista, Egido ha tenido un comienzo que muchos quisieran para sí. Después de semejante inicio, casi parece una perogrullada afirmar que estamos ante uno de los escritores de la década de los noventa mejor encaminados hacia una muy cercana y definitiva consagración, que bien podría venirle con esta tercera e impresionante novela, La fatiga del sol.   Un hombre, que tuvo que emigrar a principios de siglo a América, vuelve al cabo de los años a su pueblo con la decidida voluntad de levantar la casa con la que había estado soñando desde niño. Pero la muerte le sorprende antes de que pueda siquiera empezar la construcción del sueño que completaría su biografía de emigrante triunfador. Un sobrino suyo, convertido ya en un escritor conocido, al ver acercarse la vejez, siente el impulso de continuar aquel proyecto. A medida que van levantándose los muros de la casa, como salidos de la tierra que los vio nacer, van poblándola los personajes que durante más de medio siglo protagonizaron la historia de la familia, sus ilusiones y sus fracasos, sus conquistas y sus derrotas, sus grandezas y sus mezquindades. Y todos, incluido el escritor y sus propios fantasmas, restituyen al unísono un pasado lleno de hazañas y miserias, grandes y pequeñas, sobre el fondo histórico de un país tristemente castigado, mientras contemplan, ante el gran ventanal que se abre sobre el paisaje, el fascinante espectáculo de su propia vida.   Si las dos novelas anteriores de Egido nos remitían a Stendhal y a Zola, respectivamente, La fatiga del sol se le aparece al lector como el más fidedigno reflejo del propio Egido, de su asombrosa lucidez impregnada de ironía, cuando no de sarcasmo, de su exquisita exigencia expresiva y de su peculiar estilo, que tiene el don de adueñarse del lector para no soltarle hasta la última línea.