Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Cesta de la compra

Recursos inhumanos. Guardianes de campos de concentración, 1933-1945

Autor Fabrice d'Almeida

Editorial ALIANZA EDITORIAL, S.A.

Recursos inhumanos. Guardianes de campos de concentración, 1933-1945
-5% dto.    21,50€
20,42€
Ahorra 1,07€
Disponibilidad limitada, recíbelo en 7 días. Uno de nuestros libreros lo conseguirá para ti.
Envío gratis
España peninsular

A partir de los archivos de las SS y de los legajos derivados de la depuración que tuvo lugar después de 1945, Fabrice d’Almeida reconstruye las formas de gestionar los recursos humanos que Himmler y sus colaboradores pusieron ...

Leer más...
  • Editorial ALIANZA EDITORIAL, S.A.
  • ISBN13 9788420675343
  • ISBN10 8420675342
  • Tipo LIBRO
  • Páginas 296
  • Colección ALIANZA HISTORIA #
  • Año de Edición 2013
  • Idioma Castellano
  • Encuadernación Rústica

Recursos inhumanos. Guardianes de campos de concentración, 1933-1945

Autor Fabrice d'Almeida

Editorial ALIANZA EDITORIAL, S.A.

A partir de los archivos de las SS y de los legajos derivados de la depuración que tuvo lugar después de 1945, Fabrice d’Almeida reconstruye las formas de gestionar los recursos humanos que Himmler y sus colaboradores pusieron ...

-5% dto.    21,50€
20,42€
Ahorra 1,07€
Disponibilidad limitada, recíbelo en 7 días. Uno de nuestros libreros lo conseguirá para ti.
Envío gratis
España peninsular

Detalles del libro

A partir de los archivos de las SS y de los legajos derivados de la depuración que tuvo lugar después de 1945, Fabrice d’Almeida reconstruye las formas de gestionar los recursos humanos que Himmler y sus colaboradores pusieron en marcha, no sólo para que los verdugos pudieran cumplir con sus tareas, sino, sobre todo, para evitar que se aburrieran.

En Auschwitz, los guardianes no sólo exterminaron a hombres, mujeres y niños, sino que también mataron el tiempo. Los asesinos nazis disfrutaron de entretenimientos muy bien organizados, mientras que por las mismas fechas los vigilantes del Gulag vivían en condiciones que apenas eran mejores que las de los detenidos.