Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

¡ Bebes al agua ! Jugar, flotar, nedar

Suriol Puigvert, Noemí
¡ Bebes al agua ! Jugar, flotar, nedar

¡ Bebes al agua ! Jugar, flotar, nedar

¡ Bebes al agua ! Jugar, flotar, nedar

Suriol Puigvert, Noemí
16,00€
Consulte disponibilidad

El agua es un espacio fantástico para que los niños desarrollen y fortalezcan los vínculos con sus padres. Iniciarse en la actividad acuática desde bebés les ayuda en el desarrollo psicomotriz y les proporciona momentos de una felicidad impagable, pero también los puede poner en peligro si no conocen bie...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

El agua es un espacio fantástico para que los niños desarrollen y fortalezcan los vínculos con sus padres. Iniciarse en la actividad acuática desde bebés les ayuda en el desarrollo psicomotriz y les proporciona momentos de una felicidad impagable, pero también los puede poner en peligro si no conocen bien sus límites. Este libro nos explica paso a paso el método de Lenoarmi para crecer y desarrollarse de manera segura y divertida dentro del agua.
Los bebés cuando nacen tienen el reflejo de cerrar la glotis de manera instintiva (porque han estado en medio líquido desde siempre). Aprovechando este reflejo, se les enseña a hacer inmersiones y a flotar, lenamente y, a medida que van creciendo, a ser capaces de salir del agua por si solos antes de saber nadar. Un niño no es capaz de aprender a nadar hasta los 3 o 4 años, pero si sabe flotar y está familiarizado con el agua será mucho más fácil que sobreviva en caso de accidente.
A Lenoarmi se trabaja para que los niños aprendan sus límites en el agua pero sin que cojan miedo. O sea, el agua es peligrosa y lo deben tener claro, pero deben saber que si cumplen las normas establecidas todo irá bien y podrán disfrutar muchísimo del baño, la piscina y la playa.
A través de ejercicios que transmiten relajación y complicidad con el adulto que los acompaña, los niños aprenden de manera natural y progresiva qué pueden hacer y qué no mientras desarrollan las habilidades de inmersión y flotación.