Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Las discípulas

De Paz Viñas, Mateo
Las discípulas

Las discípulas

Las discípulas

De Paz Viñas, Mateo
23,90€
Consulte disponibilidad

Seis años después de la muerte de su padre, Hugo contacta con su antiguo profesor de escritura creativa para terminar la novela inacabada de Jacob. A medio camino entre la fábula y el relato autoficticio, el narrador de Las discípulas, desconfiando de una obra inverosímil, inicia una investigación obsesiva sobre los personajes y lugares de la...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Colección
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Seis años después de la muerte de su padre, Hugo contacta con su antiguo profesor de escritura creativa para terminar la novela inacabada de Jacob. A medio camino entre la fábula y el relato autoficticio, el narrador de Las discípulas, desconfiando de una obra inverosímil, inicia una investigación obsesiva sobre los personajes y lugares de la historia. Su vida, que ha sido sustituida por un mundo de cartón, se transformará en una pesadilla inaguantable: su mujer lo echa de casa al descubrirle una infidelidad y pierde su trabajo. Desquiciado, vagabundeando por las calles de Madrid, no encuentra la puerta de salida del caos en el que vive. Además, cierta noche conoce a Rebeca Linares, una psicóloga que ha sido testigo de la violencia del terrorismo, y se entusiasma con su pasado y atractivo físico.
"El claxon del autobús no dejaba de sonar. Desde su posición privilegiada, Estefanía pudo ver al conductor desmayado sobre el volante. Ya de pie, alargó el brazo, con temor a quemarse con los hierros, y lo sujetó por la barbilla. Le temblaban las manos cuando apartó la cabeza muerta hacia atrás y vio que algo, quizá una tuerca de camión de la metralla, le había perforado el cráneo. Estaba hendido de oreja a oreja por encima de los ojos como si alguien le hubiera encajado una hoz. Mientras que la herida, desde una perspectiva oblicua y ladeada, podía parecer una Y, vista desde arriba, parecía una Z. Puestos a imaginar, también podría verse desde el otro lado de la calle, lo que haría de la Z una M o una S. Aunque pasado el tiempo ella lo recordaría como una H, una H que son dos campos cuadriculados y paralelos, apagados y sin flores, como el pequeño huerto de su padre en los bosques de Solana, separado por un camino de tierra muerta."
"Un debut deslumbrante, con ecos de Onetti. Si hubiera justicia, que no la hay, Las discípulas tendría que haber aparecido en las listas de los mejores libros de 2018." Eloy Tizón.