Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Rossini y España

Fraga, Fernando
Rossini y España
Rossini y España

Rossini y España

Fraga, Fernando
15,50€
Disponibilidad Normal 7 días

La historia ha sido particularmente mendaz con el compositor Gioachino Rossini. La imagen de un compositor dotado pero perezoso, emotivo pero despreocupado, pronto a la réplica rápida y chistosa, con una afición desmedida a la buena mesa y a las libaciones, responde a una popularidad muy mal conocida que lo presenta como protagonista de una s...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

La historia ha sido particularmente mendaz con el compositor Gioachino Rossini. La imagen de un compositor dotado pero perezoso, emotivo pero despreocupado, pronto a la réplica rápida y chistosa, con una afición desmedida a la buena mesa y a las libaciones, responde a una popularidad muy mal conocida que lo presenta como protagonista de una serie de anécdotas, normalmente apócrifas. Stendhal, autor de una copiosa y fascinante biografía suya, salpicada de numerosos errores y otras tantas imprecisiones, llamó a Rossini «el Napoleón de la ópera». Cuando se cumplen los 150 años de su fallecimiento, el ensayista y crítico musical Fernando Fraga ?autor de los libros Simplemente divas y Maria Callas, el adiós a la diva? rinde un especial homenaje al genial músico de Pésaro, en unas páginas que rastrean las múltiples facetas de la singular relación que Rossini tuvo con España. Aunque viajó a Madrid nada más que en una ocasión, gracias a esa visita compondría una de sus obras religiosas más impresionantes: el Stabat Mater. Casado en primeras nupcias con la cantante española Isabel Colbrán, su musa y antes amante, con la que estrenó varios de sus personajes operísticos, Rossini frecuentó las amistades del cantante, compositor y maestro de canto Manuel García ?padre a su vez de las divas rossinianas Maria Malibran y Pauline Viardot?; del banquero Alejandro María Aguado, uno de sus mecenas; y hasta del cronista Ramón Mesonero Romanos, que le dedicó un soneto. España y lo español aparecen además recurrentemente en muchas de sus óperas, sobre todo en la más arquetípica y famosa, El barbero de Sevilla; y muchos músicos españoles se inspiraron en su obra y su peculiar estilo operístico.