Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más
4 de mayo

El cuerpo real (Shôbôgenzô Shinjin Gakudô). Estudiar la Vía con el cuerpo y con la mente del maestro zen Eihei Dôgen

El cuerpo real (Shôbôgenzô Shinjin Gakudô). Estudiar la Vía con el cuerpo y con la mente del maestro zen Eihei Dôgen
El cuerpo real (Shôbôgenzô Shinjin Gakudô). Estudiar la Vía con el cuerpo y con la mente del maestro zen Eihei Dôgen

El cuerpo real (Shôbôgenzô Shinjin Gakudô). Estudiar la Vía con el cuerpo y con la mente del maestro zen Eihei Dôgen

14,00€
Disponible
Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma


Materias:

El Shôbôgenzô del maestro zen Eihei Dôgen (1200-1254), fundador de la escuela japonesa Sôtô Zen, está compuesto por 95 capítulos en los que se recogen las enseñanzas impartidas a sus discípulos a lo largo de treinta años y se la considera como la obra maestra de la filosofía budista zen japonesa.
En este libro, el maestro zen español Dokushô Villalba traduce y comenta el capítulo titulado Shinjin Gakudô, en el que Dôgen estimula a practicar y a estudiar con el cuerpo y con la mente la Realidad que se manifiesta ante nosotros.
El término japonés shin se traduce habitualmente como mente , pero no se trata sólo de la mente racional, analítica o convencional, sino más bien, en un sentido genérico, de la dimensión inmaterial de la existencia. Por ello, se traduce también como espíritu , conciencia y sobre todo como corazón , entendiendo este último término como el núcleo esencial de la realidad. Jin es el cuerpo y, por extensión, se refiere al aspecto material de la realidad, perceptible a través de los cinco órganos de los sentidos. De modo que Shinjin es la unidad cuerpo-mente tanto de la individualidad como de la realidad total, la cual comporta un aspecto material y concreto y otro inmaterial y abstracto fundidos en una unidad total. El Zen de Dôgen es profundamente no dualista. Por último Gaku es traducido habitualmente como práctica-estudio. Así como Dogen no separa el cuerpo de la mente, tampoco separa la comprensión intelectual de la experiencia.
Transmitida a los monjes en el Templo Horinji, el 9 de septiem¬bre de 1243 por Eihei Dogen, esta enseñanza reviste una impor¬tancia capital para todos los practicantes del Zen y para todos los interesados en la filosofía budista.