Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más
4 de mayo

Panzers en Berlín. Unidades acorazadas alemanas y soviéticas combaten por la capital del Reich

Marina, Alfonso
Panzers en Berlín. Unidades acorazadas alemanas y soviéticas combaten por la capital del Reich
Panzers en Berlín. Unidades acorazadas alemanas y soviéticas combaten por la capital del Reich

Panzers en Berlín. Unidades acorazadas alemanas y soviéticas combaten por la capital del Reich

Marina, Alfonso
18,00€
Disponible

A comienzos de 1945 los soviéticos habían iniciado su marcha final hacia Berlín, la capital de un imperio que debía durar mil años. Por su parte, en la ciudad se preparaban para la llegada del Ejército Rojo organizando las fuerzas disponibles y construyendo líneas defensivas, mientras que los generales de la Wehrmacht intentaban detener l...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

A comienzos de 1945 los soviéticos habían iniciado su marcha final hacia Berlín, la capital de un imperio que debía durar mil años. Por su parte, en la ciudad se preparaban para la llegada del Ejército Rojo organizando las fuerzas disponibles y construyendo líneas defensivas, mientras que los generales de la Wehrmacht intentaban detener la marea soviética a orillas del Óder.


El presente libro, centrado en los combates protagonizados por las unidades acorazadas desplegadas en ambos bandos, narra la batalla por Berlín desde sus comienzos, todavía en Pomerania, donde los carros Königstiger lanzados al contraataque lograron detener temporalmente al mariscal Zhukov, hasta su fin en las destrozadas calles de la capital del Reich. Trepando sobre montañas de ruinas, los impresionantes carros pesados IS-2 demostraron a Occidente que los soviéticos habían llegado hasta allí para quedarse. Por otro lado, el apartado gráfico incluido en este nuevo título de la colección Imágenes de Guerra permite visualizar el desarrollo de aquellos cruentos combates, que muchos consideran como entre los más feroces de la Segunda Guerra Mundial.