Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

Alice Guy Blaché. Una visionaria olvidada del cine

McMahan, Alison
Alice Guy Blaché. Una visionaria olvidada del cine
Alice Guy Blaché. Una visionaria olvidada del cine

Alice Guy Blaché. Una visionaria olvidada del cine

McMahan, Alison
30,00€
Disponibilidad Normal 7 días

Más de cien años después de que empezara a hacer películas (lo cual ocurrió bastante antes de que D.W. Griffith, Mabel Normand y Lillian Gish iniciaran sus carreras) la vida y la obra de Alice Guy Blaché sigue estando envuelta en el mito y la controversia. Sólo se conserva una pequeña parte de las aproximadamente mil películas que dirigió...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación



Más de cien años después de que empezara a hacer películas (lo cual ocurrió bastante antes de que D.W. Griffith, Mabel Normand y Lillian Gish iniciaran sus carreras) la vida y la obra de Alice Guy Blaché sigue estando envuelta en el mito y la controversia. Sólo se conserva una pequeña parte de las aproximadamente mil películas que dirigió, y casi la mitad han sido encontradas muy recientemente.
Es generalmente aceptado que fue la primera mujer cineasta, pero existe mucha controversia sobre si es la autora de la primera película narrativa de la historia. Jugó un papel clave en la producción de las primeras películas sonoras, y sin embargo esta parte de su carrera es casi siempre ignorada. Hasta el día de hoy es la única mujer que ha sido propietaria y directora de su propio estudio de cine. De todo esto, y mucho más se trata en esta apasionante obra.

La primera cineasta de la historia del cine

Una modesta secretaria de los célebres Estudios Gaumont y aficionada a la fotografía, recibiría un día el encargo de probar una de las nuevas y sofisticadas máquinas inventadas para filmar imágenes en movimiento. Lo que en un principio era considerado un artefacto poco útil por sus propios fabricantes y distribuidores iba a convertirse de la noche a la mañana en la máquina de generar espectáculo más importante del siglo XX y ella, en la primera mujer directora de la historia del cine.