Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más

El zoo de las historias

Rodari, Gianni
El zoo de las historias

El zoo de las historias

El zoo de las historias

Rodari, Gianni
18,50€
Disponible

Dos amigos se desafían a pasar la noche en el zoo con la sola compañía de los animales. Lo que no imaginan es que los animales por la noche tienen la capacidad de hablar y les van a hacer partícipes de historias que nunca podrán olvidar. Rodari se divierte construyendo con estas historias una cadena de cuentos dónde, por supuesto, la hi...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Año de Edición
Idioma
Encuadernación

Dos amigos se desafían a pasar la noche en el zoo con la sola compañía de los animales. Lo que no imaginan es que los animales por la noche tienen la capacidad de hablar y les van a hacer partícipes de historias que nunca podrán olvidar.
Rodari se divierte construyendo con estas historias una cadena de cuentos dónde, por supuesto, la historia final está hábilmente unida a la primera. Al mismo tiempo, cada historia se mantiene sola, independiente de las otras, en una simple pero ingeniosa estructura, donde la libertad y la imaginación son la única regla.
Las bellísimas ilustraciones de Maite Mutuberria recogen la complejidad de la vida de estos animales, divididos entre la comodidad que les supone habitar en el zoo y su ansia de vivir en libertad.

En el ?Zoo de las Historias? volvemos a encontrarnos con un Rodari que habla, a los niños, de las miserias y esperanzas del ser humano con un lenguaje sencillo pero contundente. Las fábulas que aquí nos describe muestran un abanico amplio de sombras que acompañan a nuestra especie desde su aparición: la envidia, el engaño, la violencia, los celos Narradas, esta vez, por los animales de un zoo, portavoces de los oprimidos, los engañados, los inocentes del mundo.
No contento con ser un indiscutible renovador del lenguaje y de los juegos fantásticos asociados al mismo, Rodari es también un renovador de conciencias, pues señala, con el índice de su afilada pluma, problemas que no han ido sino aumentando a lo largo del tiempo transcurrido desde que, en sus obras, ya los pusiera de relieve: la bochornosa vanidad -y desprecio- con que la raza humana trata a los animales, la extinción de especies, las corruptelas políticas Porque su intención, como no dejó de repetir una y otra vez, era la de incitar a la acción, tal y como indica en uno de los cuentos que componen esta obra: ?Si se quieren enderezar las cosas torcidas, alguien debe comenzar?. Y Rodari comenzó. ¡Vaya si lo hizo!
Walter Post Villacorta, maestro.

Tenía 8 años cuando viví la aventura que estoy a punto de narrar. Por supuesto, ya entonces me llamaba Giacomo, como ahora; pero solo en la escuela:
-Riva Giacomo.
-¡Presente!
En casa, entre los míos, y en el barrio, entre los amigos, me llamaba simplemente Mino.
-Mino, estudia la lección.
Mino, ve a traerme la leche.
-Mino, ¿vienes a jugar?
Esta última voz es la de Ricardo, mi amigo del alma. Ricardo era superútil, entre otras cosas, porque tenía una hermana mayor que lo acompañaba al cine, al Luna Park, al zoo. Era fácil obtener permiso de mamá para seguirlo en sus paseos: su hermana era muy juiciosa y todas las madres del barrio confiaban en ella. Se llamaba Carla, llevaba trenzas enrolladas alrededor de la cabeza, pero eso no viene al caso. Carla desaparecerá muy pronto de nuestra historia.
Un día ella nos acompañó al zoo, y fue allí donde Ricardo me desafío:
-Apuesto a que no tendrías el valor de pasar la noche aquí.
(...)