Si, Acepto
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Leer más
4 de mayo

Mi abuelo pirata

Mi abuelo pirata
Mi abuelo pirata

Mi abuelo pirata

13,90€
Disponible

Cada domingo el abuelo contaba historias a sus nietos, sentados en el banco del parque de al lado de casa. Historias de piratas o recuerdos de infancia, que pescaba al vuelo o en las profundidades de la memoria. Hasta que un día se lo llevaron al hospital y todo cambió.LAIA MASSONS Siempre he dejado volar la imaginación. Ya de peq...
[Leer mas...]

Editorial
ISBN13
ISBN10
Tipo
Páginas
Idioma



Cada domingo el abuelo contaba historias a sus nietos, sentados en el banco del parque de al lado de casa. Historias de piratas o recuerdos de infancia, que pescaba al vuelo o en las profundidades de la memoria. Hasta que un día se lo llevaron al hospital y todo cambió.

LAIA MASSONS
Siempre he dejado volar la imaginación. Ya de pequeña me gustaba inventarme un montón de historias, escribirlas y guardarlas en mis cajas de tesoros. Pero también me gustaba mucho que me explicaran historias. Mi abuelo, cuando salíamos a pasear, siempre me regalaba alguno de sus recuerdos de infancia.
Leer me permitía ?y me permite? seguir imaginando. Por eso, cuando me ofrecieron trabajar como librera de libros infantiles, no lo pensé dos veces.
Así, rodeada de libros fantásticos, pude echar a volar la imaginación más alto que nunca, para escribir cuentos como el que tienes entre las manos.
Este álbum es muy especial para mí porque, mientras se iba tejiendo, también dentro de mí crecía la que ha sido la historia más maravillosa que me ha pasado nunca: ser madre.

ZUZANNA CELEJ
Nací en otoño ?mi estación favorita? en Lodz, una gran ciudad de Polonia. Cuando tenía seis años mis padres me llevaron a Barcelona, donde nos quedamos a vivir.
De pequeña era inventora. Me gustaba construir objetos, algunos útiles y otros no tanto. Me pasaba horas y horas modelando, recortando, creando maquetas, robots, autómatas, pequeños teatros
Estudié bellas artes y acabé convirtiéndome en fotógrafa. Pero enseguida vi que aquello no acababa de convencerme. Yo quería crear mundos imaginarios, más allá de la realidad que conocemos. Decidí que para conseguirlo tenía que estudiar un poco más y fui a aprender ilustración a la Escuela Superior de Diseño y de Artes Llotja, de Barcelona.
Con el lápiz y los pinceles puedo hacer surgir sobre el papel todo lo que imagino y todos los lugares que veo cuando cierro los ojos.